¿Vacaciones?

Esta es la entrada 183 de este blog. Se supone que estoy de vacaciones, como muchos de ustedes que están en el hemisferio norte… La vida se pone un poco en puntos suspensivos…

No estoy dando clases, pero sí estoy trabajando de forma intensiva en mis proyectos de capacitación docente… libros incluidos… así que por hoy solo paso a saludar y a desearles que ustedes también estén haciendo cosas diferentes y enriquecedoras estos días.

Hasta el siguiente miércoles.

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

A dos semanas de reiniciar clases… en modalidad híbrida

Esta es la entrada 182 de este blog. La escribo en medio de la preparación del arranque del siguiente semestre en modalidad híbrida… en la que debemos mezclar de forma suave las clases en línea y presenciales… va a ponerse interesante el asunto.

Mucho por hacer… por lo tanto:

Hasta el siguiente miércoles.

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

El siete

Esta es la entrada 181 de este blog. Se publica el día siete del mes siete del año tres por siete de este siglo y milenio. Mañana es el día 189 del año y 189 es múltiplo de 9, que me encanta, y también de 7, que es el protagonista de la entrada de hoy.

189 = 7 x 27.

Como verán, sigue gustándome encontrarle relaciones numéricas a todo lo que se me pone por enfrente.

Pensé en escribir que sería una entrada con suerte, pero mis conocimientos matemáticos me recuerdan que el 7 se considera un número de suerte, sí, porque aparece más que los demás al tirar dos dados. Sin embargo, eso no se debe a la suerte, se debe a las probabilidades.

Entre las 36 formas en las que pueden caer un par de dados, 6 corresponden a 7 puntos:

1 + 6, 2 + 5, 3 + 4, 4 + 3, 5 + 2, 6 + 1

Ningún otro número puede caer de tantas formas como el 7, así que la probabilidad de que caiga un 7 al tirar 2 dados es mayor que la de que caiga cualquier otro número. (Ver más sobre probabilidades aquí y aquí).

Probabilidad… no suerte.

¿Qué otras características interesantes le conocen al 7?

Hasta el siguiente miércoles.

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

¡180 y contando!

Esta es la entrada 180 de este blog. Ayer fue el día 180 del año. También se obtiene 180 al multiplicar los números de la fecha de hoy: 30 x 6 =180. Para que combine, publicaré la entrada en la nube a las 18:00 hrs…

Y 180 es múltiplo de 9, número que me gusta más que los demás (ver por qué aquí),

180 es un lindo número y correspondería escribir algo especial, como cada nueve entradas, pero estoy tan concentrada en la edición de la novela sobre enseñanza de las matemáticas (que confío en que pronto saldrá a la luz) que…

Me limitaré a mandar un saludo a aquellos que disfrutan encontrándole sentido a los números con los que se topan por la vida, así como hay personas que le buscan formas a las nubes o interpretación al arte abstracto.

Es divertido y enriquecedor.

Confío en que poco a poco seremos más y que más de alguna de las entradas de este blog aportarán algo para lograrlo.

Hasta el siguiente miércoles.

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

Interesante opción para practicar las tablas de multiplicar

Esta es la entrada 179 de este blog. Hace unos días, por azares del destino, me topé con una idea muy interesante para practicar las tablas de multiplicar.

En la página de Búsqueda del tesoro le llaman “comecocos”, de niña yo le llamaba “matapiojos”. Es algo a medio camino entre papiroflexia y juego de adivinación que puede resultar muy divertido según las opciones de respuesta que se escriban dentro (ver unas ideas aquí).

¿Y si se escriben los resultados de las tablas de multiplicar?

Eso es lo que propone Cecilia en una entrada del blog de su página (ver aquí)

Pueden encontrar más formas de practicar las tablas en estas dos entradas de este blog (uno y dos).

Considero que saberse al derecho y al revés las tablas de multiplicar es una parte importante del sentido numérico (ver más aquí, aquí y aquí), así que aprovechar las vacaciones para que los niños las practiquen de forma divertida les será muy útil al regresar a clases.

Necesitamos recuperar el poco o mucho atraso académico que ha provocado la pandemia… las tablas de multiplicar es un buen lugar para empezar.

¡Ánimo!

Hasta el siguiente miércoles.

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

Empleemos los absurdos con cuidado

Esta es la entrada 178 de este blog. Aprovecharé para una breve reflexión sobre el absurdo en la didáctica.

Una estrategia útil para desarrollar el pensamiento lógico matemático (ver más aquí, aquí y aquí) es hacer preguntas o comentarios absurdos intencionados, del tipo:

P: Como son 19 personas, necesitamos tres mesas de 6 personas

E: ¡No, profe! ¡Una persona se quedaría sin lugar!

o

P: Traía cuatro galletas y regalé una, ahora tengo 5

E: ¡No, profe! ¡Sumó en vez de restar!

o

P: Estamos en el tercer piso y vamos a subir al segundo piso

E: ¡No, profe! ¡El segundo piso está abajo!

Es muy divertido si se hace de forma intencionada; logra que el alumno se concentre en escuchar todo lo que dice el profesor para encontrar aquellas frases “incoherentes” entre todo lo “coherente” que suele decir. Y la concentración es uno de los elementos más necesarios y escasos en los últimos tiempos, así que cualquier estrategia que ayude a fomentarla es muy útil.

Lo que no se vale es, por ejemplo, dibujar en el pizarrón un triángulo que se vea equilátero y ponerle tres medidas muy distintas a sus lados por descuido, sin una intención didáctica; o, peor aún, ponerle tres medidas que no correspondan a un triángulo que sí se pueda construir (recuerden que la suma de las longitudes de los dos lados menores debe ser mayor que la longitud del lado mayor para que se pueda construir, ver más aquí).

Lo absurdo con intención didáctica genera más conexiones cerebrales. Lo absurdo sin intención didáctica genera “desconexiones cerebrales” en el sentido de que, si lo hacemos con frecuencia, el alumno poco a poco dejará de preocuparse por que los ejercicios o problemas que le planteemos tengan sentido o se puedan construir, y se limitará a resolverlos mecánicamente, que es una triste manera de trabajar en la clase de matemáticas.

Seamos conscientes e intencionados en nuestro actuar.

Hasta el siguiente miércoles.

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

Exhausta

Esta es la entrada 177 de este blog.

Ayer entregué calificaciones y cerré semestre.

Hoy no tengo energía para prácticamente nada, pero no quería dejar de publicar, así que aquí está una brevísima publicación con mis mejores deseos para que sus ciclos escolares terminen con bien.

Hasta el siguiente miércoles.

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

Una pieza a la vez

Esta es la entrada 176 de este blog.

Hace dos días le puse punto final a la tercera (y penúltima) versión de la novela que estoy escribiendo, la cual sigue a una maestra de primaria mientras aprende a enseñar matemáticas. Mientras la revisa la editora para pulir todas las fallas ortotipográficas, toca trabajar en muchos pendientitos alrededor…

Dentro de dos días pondré punto final al semestre enero-junio. En lo que llega ese día, también toca trabajar en muchos pendientitos

Estoy a la mitad de ambos eventos…. llena de pendientitos, todos ellos van pavimentando mi día a día, uno a la vez.

No tengo muchas neuronas disponibles para el pendientito del blog, pero no quise dejar de publicar, decir ¡hola! y mandarles mucho ánimo a todos los que están llegando a la etapa intermedia o a la etapa final de su ciclo escolar.

Ya falta menos…

Hasta el siguiente miércoles.

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

Extraño escribir en el pizarrón de un salón de clases

Esta es la entrada 175 de este blog. En unos días más volveré a las instalaciones de la universidad en la que trabajo para empezar a capacitarme en la enseñanza híbrida.

Confieso que me asusta, pero si pienso en la alegría de volver a estar en un salón de clases, en volver a llenarme las manos de gis (o tiza, según en el país en el que estén) se me pasa un poco.

De presencial a virtual fue un cambió muy drástico, de virtual a híbrido será un nuevo cambio drástico, con un sentido de urgencia distinto y la sensación, al menos en mi caso, de que ya no tengo tanta energía para repensar mis clases como en el cambio anterior, aunque confío en que solo sea porque estoy cerrando semestre y eso es agotador.

Seguramente en cuanto entre al salón de clases y escriba algo en el pizarrón los ánimos se renovarán.

La siguiente semana les platico qué voy aprendiendo al respecto.

Hasta el siguiente miércoles.

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer