¿Cómo estoy buscando conectar y empatizar con mis alumnos?

Ésta es la entrada 144 de este blog. 144 es múltiplo de nueve, número que me gusta más que el resto (ver por qué aquí), por lo que toca escribir sobre algo especial.

Le quedan poco menos de seis semanas de clases a este semestre, así que creo que es un buen momento para compartir aquí lo que he hecho para intentar conectar y empatizar con mis alumnos bajo las peculiares circunstancias que estamos viviendo, por si a alguno de ustedes le sirve mi experiencia, ya sea para continuar o cerrar este periodo, o para abrir el siguiente, que todo indica que seguirá siendo especial.

La entrada va dedicada a mis dos grupos de alumnos actuales (en estricto orden alfabético):

Carola, Chava, Diana Laura, Diana, Gama, Gerardo, Isaac, Juan Pablo, Juanda, Karla, Locho, Manuel, Marco, Mariana, Miguel, Ochoa, Orellana, Paco, Pali, Pato, Rodrigo, Rojo y Sofía, del grupo FC10 y a Álvaro, Arturo, Chava, Christian, Coque, Ivana, Mariana, Mauro, Ramsés, Vivian y Xibille, del grupo FC11.

¡Muchas gracias por su paciencia, su entusiasmo, su apertura y sus ganas de aprender y sacar lo mejor de esta situación!

Leer más »

¿Qué imágenes se etiquetan como “matemáticas”?

Ésta es la entrada 143 de este blog. Ante una súbita falta de inspiración, se me ocurrió ir a la página en la que busco regularmente las ilustraciones, pixabay, y escribir “matemáticas”, para ver qué había sido etiquetado con esa palabra.

Salieron números, cerebros, pizarrones llenos de operaciones, salones de clases, fractales y, entre otras cosas, diversos artilugios para calcular, desde ábacos y calculadoras electrónicas hasta diversas calculadoras mecánicas, como la curta:

Había una gran proporción de imágenes así. Es interesante saber que se consideran tan relevantes en las matemáticas los aparatos para hacer cálculos más rápidos.

Si bien saber calcular relativamente rápido es importante (ver más sobre sentido numérico aquí y aquí), no lo es todo en matemáticas. Y tampoco tener una calculadora en la mano (sea una curta o sea el teléfono inteligente) elimina la necesidad de comprender las matemáticas que nos permitan ir por el mundo interpretándolo correctamente.

Creo que conviene darles a las calculadoras su justo lugar: cuando estamos ante un reto complejo, las operaciones son tediosas y no aporta mucho hacerlas a mano, es válido usar una calculadora, pero no sin antes haber aprendido cómo funciona por dentro… es decir, cómo se haría esa operación a mano, al menos una versión sencilla de la misma.

Considero que si se avanza como humanidad creyendo que no necesitamos saber cómo funciona aquellos aparatos o procesos que usamos en el día a día, corremos el riesgo de no tener forma de mejorarlo o adaptarlo si cambian las circunstancias.

Ni todo a mano, ni todo con calculadora.

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

Provoquemos que la respuesta sea: no hay respuesta

Ésta es la entrada 142 de este blog. Quiero dedicarla a reflexionar sobre qué tan buena idea es que todos los problemas que les planteemos a nuestros hijos o alumnos tengan solución (única o no).

Si bien es cada vez más frecuente que se sugiera que propongamos problemas que tengan distintos caminos de solución, e incluso distintas soluciones válidas, creo que es menos frecuente que se recomiende proporcionar problemas que no tengan solución.

Considero que hacerlo amplía el panorama, promueve el análisis, evita el automatismo y permite construir conceptos. Incluso puede ayudar a mejorar la seguridad del niño en sí mismo.

¿Algunas ideas? Podemos proponerles:

Que dibujen un triángulo cuyos lados midan: 3, 4 y 8.

Si lo hacemos antes de avisarles que “la suma de los dos lados menores debe ser más grande que el lado mayor”, lo habrán descubierto por sí mismos, mientras se dan cuenta de que “no existe un triángulo así”.

Que dibujen un rectángulo cuyos lados tengan un valor entero diferente a 1 y cuya área sea 37.

“No existe un rectángulo así” es un primer descubrimiento, que deriva en que 37 es un número primo.

Que determinen qué número elevado al cuadrado es igual a -9.

“No existe, porque las leyes de los signos no lo admiten” nos permite, por reversibilidad, llegar a la conclusión de que no existen, en los números reales, raíces pares de números negativos. Yo considero adecuado dejarlos entrever que en otro tipo de números, los complejos, sí existen, para que los acepten más adelante que un futuro profesor se los presente.

Que encuentren la solución a x+7 = x+2.

“No tiene solución” puede complementarse con la conclusión de que y=x+7 y y=x+2 son dos rectas que no se intersecan, porque son paralelas.

Que dividan 0/9 y después 9/0.

“No se puede dividir entre cero” es una respuesta, que, dependiendo de la etapa escolar, puede complementarse con una explicación más amplia de lo que ocurre al intentar hacerlo, ya sea como reparto, como resta consecutiva o incluso como límite.

¿Qué otros ejemplos se les ocurren?

A modo de conclusión:

Un frasquito vacío puede servir, agregando los elementos necesarios, para hacer germinar una planta. Un problema “sin solución” puede, guiado adecuadamente por el profesor, ayudar a construir el conocimiento.

¿Saben? Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

Lo que mantiene a una pared en pie son buenos ladrillos bien ensamblados, no un recubrimiento bonito.

Ésta es la entrada 141 de este blog. 141 es un simpático número capicúa múltiplo de 3 (ver más sobre números capicúas aquí). Llevo desde temprano pensando en lo que quería compartir hoy, sin saber cuál sería la mejor forma.

Como tantas otras veces, el cómo compartir la idea se me ocurrió al encontrar la imagen que encabeza la entrada, mientras buscaba algo que representara el concepto que se tiene de que la enseñanza de las matemáticas es como la construcción de una pared en la que, si los ladrillos de abajo no son de buena calidad y no están firmemente acomodados, la parte de arriba no se sostendrá.

Mucho de lo que he escrito aquí, sobre todo en los primeros dos años del blog, tiene precisamente la intención de apoyar a la construcción de bases matemáticas sólidas y correctas en la educación primaria, evitando atajos, incomprensiones y mecanizaciones.

Sólo que con esto de la educación a distancia entiendo que a veces cuesta trabajo ser tan cuidadoso, no tanto en el diseño de la clase, sino en la “evaluación” del correcto aprendizaje.

¿Realmente lo entendieron como necesitan entenderlo para que soporte el siguiente conocimiento?

Además, podemos llegar a creer que con “recubrir” la enseñanza de las matemáticas con actividades divertidas en línea (dado que hay tanto disponible y los administradores nos piden que lo usemos para mantener la atención de los alumnos) puede ser suficiente.

No estoy segura.

Pero tampoco considero que sea tan sencillo o práctico hacer una evaluación profunda bajo estas circunstancias; así que más bien consideremos que, cuando volvamos a la presencialidad, necesitaremos encontrar mecanismos para descubrir qué tan buenos ladrillos constituyen el conocimiento de nuestros alumnos y qué tan bien ensamblados están, antes de tratar de poner los nuevos.

Va a ser una labor titánica. Vayamos pensando en cómo lo haremos.

Ánimo

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

A las personas no les importa cuánto sabes, hasta que saben cuánto te importan

Ésta es la entrada 140 de este blog. En las últimas semanas me he topado un par de veces con la frase del título, así que me pareció buena idea compartirla hoy, junto con una pequeña reflexión.

Originalmente en inglés:

“People don’t care how much you know until they know how much you care”

Theodore Roosevelt

se le ha atribuido a otros autores, además de al ex presidente de EEUU, pero la referencia que más encontré fue esa.

Creo que se explica por sí sola.

Y también creo que cobra mucha relevancia en la época de enseñanza a distancia que estamos viviendo. Es tan difícil mantener la atención de los alumnos bajo estas circunstancias, que mostrarles que nos importan es vital para que a ellos les importe lo que queremos que aprendan.

Recordar los cumpleaños, dar seguimiento a las circunstancias particulares que esté viviendo alguno, cruzar palabras amables con todos cada clase, tratar de asegurar la comprensión de todos antes de avanzar, que noten que el diseño de la clase está pensado en que aprendan bajo las peculiares circunstancias que estamos viviendo… son algunas ideas que se me ocurren. ¿Cuáles se les ocurren a ustedes?

Encontremos maneras de mostrar a nuestros alumnos cuánto nos importan (porque nos importan, y mucho, sino, ya hubiéramos tirado la toalla hace un buen rato).

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

Aprovechemos la historia para practicar matemáticas

Ésta es la entrada 139 de este blog. La escribo el día que en México se celebra la Independencia, así que aprovecharé para hacer una sugerencia para los maestros de primaria. No recuerdo si la he hecho antes, pero queda bien hablar de esto hoy:

Cuando enseñemos historia, podemos aprovechar para practicar matemáticas. ¿Hace cuántos años ocurrió esto? ¿Cuántos años duró aquello? ¿Cuál de los personajes históricos tenía más edad cuando ocurrió tal cosa? ¿Qué edad tenía este otro personaje histórico cuando murió? Cuando se tenga el dato de la fecha con mes y día, puede tomarse en cuenta para saber si ya había cumplido años o aún no.

Creo que hacer algo así vuelve más cercana a la historia y sus personajes, la pone en perspectiva, ayuda a imaginar si alguien era muy joven o muy mayor cuando hizo tal o cuál cosa comparando su edad con la de gente que conozcamos.

Por cierto, Miguel Hidalgo y Costilla nació el 8 de mayo de 1753, por lo que tenía 57 años cuando dio el grito de Dolores, que inició la guerra de la Independencia en México.

José María Morelos, en cambio, nació el 30 de septiembre de 1765, por lo que sólo tenía 45 años ese día. No, esperen, el 16 de septiembre todavía no había cumplido años, así que apenas tenía 44 años, dos semanas después cumplió los 45.

Vaya… no era consciente de la diferencia de edades entre ambos, me las imaginaba más similares. Todos los días se aprende algo nuevo.

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

Los datos de las fechas los obtuve de wikipedia.

Emprendimiento social educativo

Ésta es la entrada 138 de este blog. La escribo el día nueve del mes nueve y el nueve es mi número favorito (ver aquí por qué). Estoy alegre por eso.

Y también porque quiero invitarlos a participar en una charla el día de mañana. Hablaremos de Emprendimiento social educativo, en el que el enfoque está en atender una necesidad básica de una comunidad, de forma sustentable.

Buscaremos romper, en quien lo tenga, el paradigma de que la vocación docente sólo significa estar dentro del aula, dando clases a un grupo. Para ello, compartiré algunas de mis experiencias incursionando en actividades relacionadas con la educación, fuera del aula, y se abrirá un diálogo para escuchar otras ideas y experiencias.

Será un evento gratuito, organizado por Proff Escool, comunidad de crecimiento profesional para docentes.

Pueden inscribirse en este enlace. Me dará mucho gusto “verlos” virtualmente mañana.

**Por si no tuvieron la oportunidad de verlo en vivo, dejo aquí una liga al video

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

Mantengamos la guardia en alto

Ésta es la entrada 137 de este blog. La escribo en la quinta semana de las clases que imparto, la segunda de las clases que toman en educación básica y media en México.

Ayer percibí que el “vuelito” que traían mis alumnos comenzaba a perderse. Como que la emoción del inicio del ciclo quedó atrás y la lejanía del fin vuelve más pesada la carga del aprendizaje a distancia.

Por eso comparto hoy esta breve reflexión: mantengamos la guardia en alto, no pensemos que lo que nos funcionó al principio seguirá funcionando todo el ciclo, variemos la forma en la que abordamos las actividades en clase para que la motivación se mantenga arriba, a pesar del cansancio y de las ganas de volver a las clases presenciales.

¿Saben? Confío en que, cuando dejemos por fin las computadoras un poco de lado y volvamos a las aulas, vamos a percibir que tenemos un montón de tiempo libre, dada la impresionante sobrecarga que ahora tenemos.

Mientras tanto, a seguir pastoreando a nuestros alumnos, para llevarlos sanos y salvos al otro lado de este ciclo escolar, bien alimentados de conocimientos y habilidades socioemocionales.

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

Algunas veces la lista de pendientes nos rebasa… a todos

Ésta es la entrada 136 de este blog. Tengo un par de ideas sobre las cuales me gustaría escribir, pero será la próxima semana. Hoy la cantidad de asuntos que conlleva la enseñanza virtual me rebasa.

Contemplemos que a nuestros alumnos tampoco les está resultando sencillo y seamos comprensivos con la carga que les asignamos; de nada sirve que les pidamos un montón de tarea si la harán bajo presión y sin aprender.

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer