Cuando sea necesario, cambiemos los planes

Ésta es la entrada 97 del blog. Hoy tenía planeado publicar la segunda parte de la entrada sobre divisibilidad y los divisores. Ya tengo algo de avance, pero quiero completarlo más antes de publicarlo.

Entonces me puse a pensar en cuántas veces uno planea algo y al final no le es posible hacerlo así.  Eso incluye una clase.

Tener distintas herramientas disponibles puede ayudar a rescatar una clase que se desvió del plan inicial, ya sea ese mismo día dándole otro enfoque o al día siguiente viendo más temas en el tiempo disponible.

Confío en que las herramientas que comparto aquí les sirvan en esos casos.

Como siempre, gracias por leer, comentar y compartir.

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

Divisibilidad y divisores (parte 1)

Ésta es la entrada 96 del blog. 96 es divisible entre 1, 2, 3, 4, 6, 8, 12, 16, 24, 32, 48 y 96. Para ser un número tan pequeño, tiene muchos divisores, ¡doce!

De hecho, es el número más grande, menor a 100, que tiene doce divisores (ningún número menor a 100 tiene más de doce divisores), pero la razón original por la que decidí escribir acerca de divisores y divisibilidad es que Daniela, de Uruguay, me compartió hace poco la noticia de que un jovencito de 12 años, Chika Ofili, había descubierto una nueva forma de determinar si un número es divisible entre 7 o no.

Pensé entonces en recopilar y tratar de explicar los principales criterios de divisibilidad.
Considero que, para el trabajo regular de clase, con tener claras la divisibilidad entre 2, 3 y 5 puede ser suficiente. Conocer el resto ayuda más bien a dominar con más profundidad las características de nuestro sistema numérico decimal.Leer más »

Soluciones extrañas: ¿cómo distinguirlas? ¿por qué surgen?

Ésta es la entrada 95 del blog. La idea se empezó a formar la semana pasada, pero no alcancé a redactarla completa, así que hasta hoy la compartiré. Estoy viendo este tema con mis alumnos universitarios, pero puede abordarse desde secundaria, con el enfoque adecuado.

¿Si durante el proceso de resolución de una ecuación no cometemos errores algebraicos o de cálculo, siempre llegaremos a una respuesta que sea realmente una solución de la ecuación?

Puede pensarse que sí, pero no es así. Hoy veremos por qué.Leer más »

Entrada en construcción

Por causas de fuerza mayor, la entrada que sería publicada hoy será publicada hasta la siguiente semana.

Agradezco de antemano su comprensión y los invito a que aprovechen para deambular un poco por las entradas previas y por las publicaciones que he hecho en otros medios.

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.