Mantengamos la guardia en alto

Ésta es la entrada 137 de este blog. La escribo en la quinta semana de las clases que imparto, la segunda de las clases que toman en educación básica y media en México.

Ayer percibí que el “vuelito” que traían mis alumnos comenzaba a perderse. Como que la emoción del inicio del ciclo quedó atrás y la lejanía del fin vuelve más pesada la carga del aprendizaje a distancia.

Por eso comparto hoy esta breve reflexión: mantengamos la guardia en alto, no pensemos que lo que nos funcionó al principio seguirá funcionando todo el ciclo, variemos la forma en la que abordamos las actividades en clase para que la motivación se mantenga arriba, a pesar del cansancio y de las ganas de volver a las clases presenciales.

¿Saben? Confío en que, cuando dejemos por fin las computadoras un poco de lado y volvamos a las aulas, vamos a percibir que tenemos un montón de tiempo libre, dada la impresionante sobrecarga que ahora tenemos.

Mientras tanto, a seguir pastoreando a nuestros alumnos, para llevarlos sanos y salvos al otro lado de este ciclo escolar, bien alimentados de conocimientos y habilidades socioemocionales.

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer