Paciencia: una herramienta vital

Ésta es la entrada 153 de este blog. 153 es múltiplo de 9, número que me gusta más que los demás (ver por qué aquí), así que toca escribir sobre algo especial, como cada nueve entradas.

Aprovechando que ésta será la última entrada “nueve” de este peculiar año, reflexionemos un poco sobre un aspecto importante de lo que implica ser docente en general y durante la pandemia en particular:

La paciencia.

Sin ella, ningún plan de clase, ninguna estrategia didáctica, ningún material podrán sacar adelante a nuestros alumnos.

No me refiero a lo que podríamos llamar “paciencia pasiva”, que sería aguantar y nada más.

Me refiero a la “paciencia activa”, que sería no desesperarnos si algo no funcionó, si algún alumno no logra entender, si el tiempo de la clase no parece ser suficiente nunca… Mejor respirar hondo, dar un paso atrás, analizar qué pasó y reintentarlo de una forma distinta.

Lo sé, es más fácil decirlo que hacerlo, así que viene muy bien reflexionar sobre esto en un momento en el que no estamos dentro de la vorágine de las clases, así podemos darnos cuenta de qué tan pacientes fuimos, qué nos detona la impaciencia y qué estrategias podemos usar para tratar de evitarlo cuando volvamos a clases en enero.

La intención del blog siempre ha sido proporcionar herramientas didácticas para mejorar la enseñanza-aprendizaje de las matemáticas y la relación de las personas con la materia. Quizá no se contemple comúnmente a la paciencia dentro de esas herramientas, pero… creo que es importante para armar el complejo rompecabezas que suele ser acompañar a nuestros alumnos a aprender.

Quizá ayude a tener paciencia el pensar en lo que hacemos como en ir sembrando semillitas en nuestros alumnos. Algunas germinarán pronto (como las de los frijolitos que a muchos nos tocó ver nacer en pocos días, como práctica escolar) y otras mucho después (como las del bambú, que tardan como siete años en salir de la tierra… eso sí que es paciencia), quizá cuando ya no estén en nuestras aulas.

Descansemos y luego preparémonos lo mejor posible para el reingreso a clases, encontrando aún más herramientas digitales, virtualizando nuestro material por adelantado, planeando actividades motivadoras y… armándonos con grandes cantidades de paciencia.

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

4 comentarios en “Paciencia: una herramienta vital

  1. excelente reflexión, saludos Dra. Rebeca y feliz navidad.

    MVZ Serafín Pérez Delgado

    Departamento de Educación No Formal, DGDC, UNAM

    56227286

    Cel. 5511180755

    Organización de cursos de divulgación científica para profesores

    de secundaria, bachillerato y comunicadores de la ciencia.

    Curso infantil de Verano Universum-Casita de las Ciencias.

    Zona Cultural de Cd. Universitaria

    ________________________________

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .