Descansando haciendo adobes

Ésta es la entrada 167 de este blog. En México esta semana y la siguiente cierran muchas escuelas, así que estoy descansando como docente, pero haciendo adobes como escritora.

Para quien no conozca la expresión, un adobe es barro moldeado en forma de ladrillo, que se seca al sol y se usa en la construcción de muros.

“Descansar haciendo adobes” es usar el tiempo de descanso para trabajar en algo distinto a lo habitual.

El cambio de rutina y el avanzar en pendientes que suelen estar estancados por falta de tiempo hacen que de alguna manera sí se descanse al “hacer adobes”.

Confío en avanzar mucho en el proyecto de mi novela estos días, para pronto poder presentárselas.

Mientras llega ese día, les adelanto que el libro sigue a una profesora de primaria mientras aprende a enseñar… matemáticas. Se puede decir que es el material del blog metido dentro de una historia.

Bueno, a seguir escribiendo… Confío en que ustedes también descansen… haciendo adobes o no.

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD1: Aún no he logrado insertar en esta sección un botón que permita seguir el blog… lamento la molestia que implica ir a la página principal para hacerlo.

PD2: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer