No, los profesores no nos estamos riendo de los papás, estamos viendo cómo sacar a nuestros alumnos adelante.

Ésta es la entrada 118 de este blog. Es 22 de abril del 2020 y en México seguimos salvando al mundo quedándonos en casa.

Y también en México (quizá en algunos lugares más) la gente piensa que los profesores estamos pasándola muy bien, mientras los papás sufren tratando de acompañar el aprendizaje de sus hijos.

No, no la estamos pasando bien. No estábamos acostumbrados a enseñar de esta manera y, aunque la tecnología lo facilita y es relativamente fácil de aprender a usarla, la didáctica a distancia es muy diferente a la didáctica presencial y no hubo tiempo para que profesores, papás y alumnos nos capacitáramos en ella. Nos toma mucho más tiempo y esfuerzo enseñar así.

Mis estudiantes son universitarios y aún así les está costando trabajo esta dinámica. Y mientras más pequeños son los alumnos, más complejo es para todos esto de la educación a distancia, papás incluidos.

Mis respetos para las mamás y papás que están intentando tele-trabajar a la par que acompañan a sus hijo pequeños a aprender; considero que la exigencia sobre ellos excede lo razonable. En mi caso, agradezco que mis hijos se responsabilicen casi por completo de todo lo relacionado con la escuela y, además, ayuden un poco con la casa.

Creo que estamos en una situación en la que debemos replantear aquello a lo que le damos prioridad: reconocer que lograremos aprendizajes inesperados, y que los esperados quizá no se logren, al menos no con la profundidad deseada.

Llegará el momento en que volvamos a las clases presenciales y corresponda regularizar. Los profesores, después del sobre-trabajo de enseñar a distancia, tendrán el sobre-trabajo de evaluar y nivelar. Agradecerán a aquellos papás que lograron mantener el aprendizaje de sus hijos y, espero, comprenderán a aquellos que no pudieron y ayudarán a esos niños pacientemente.

Esto está todavía lejos de terminar, pero confío en que saldremos adelante. Mi respeto y aprecio para todos los que están poniendo todo de su parte para que salgamos pronto y lo mejor posible de esta situación.

Por hoy la entrada será corta… necesito preparar mi clase de mañana.

Gracias por la comprensión.

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

 

El dolor es inevitable, el sufrimiento es ¿opcional?

Ésta es la entrada 117 de este blog. 117 es múltiplo de 9, que es mi número favorito, así que toca publicar algo especial.

Hace tiempo comenzó un periodo complejo en mi vida, que aún continua, aunque diferente; por aquellas fechas escribí el texto que compartiré a continuación. La idea era que se publicara en otro medio, pero no fue posible, así que hoy, que estamos pasando por esta situación tan peculiar, decidí que es un buen momento para publicarlo aquí.

Lo compartiré casi como lo escribí originalmente, pero, para alinearlo con la idea general del blog agregaré aquí unas líneas:

Aprender matemáticas implica esfuerzo, puede doler, pero no tiene por qué ser un sufrimiento constante; está en las manos de papás y profesores ayudar a los niños para que no lo sea.

¡Ayudemos!

Leer más »

Complementos a 10 y factores de 10 ¿Por qué es importante memorizarlos?

Ésta es la entrada 116 de este blog, la dedicaremos a un pequeño tema que, si bien está incluido en los temarios escolares dentro de otros, verlo por fuera y practicarlo de forma más intencionada ayudará a mejorar el sentido numérico (ver más aquí y aquí) y la velocidad de respuesta de nuestros hijos y alumnos.

Lo sé, la velocidad no es lo que más importa… cuando se está ante algo nuevo. Pero después debemos lograr mecanizar y realizar rápidamente ciertos procedimientos, para concentrar nuestro tiempo y esfuerzo en lo nuevo que estamos aprendiendo.

Estuve buscando un sinónimo de “memorizar” que estuviera menos estigmatizado, pero no lo encontré. La palabra correcta y necesaria en este caso es “memorización”, y considero que no hay nada de malo en ello, porque es algo que nos permite liberar tiempo y capacidad mental para analizar otros aspectos de los ejercicios y problemas matemáticos a los que nos enfrentemos.

¿Por qué los complementos a 10 y no a otro número? Bueno, realmente sí requerimos memorizar los complementos a los demás números, pero los más necesarios son los complementos a 10, porque nuestro sistema numérico tiene base 10 (ver más aquí).

Leer más »

Sucesión de Fibonacci

Ésta es la entrada 115 de este blog. Por fin la podré dedicar, aunque sea de forma breve, a la sucesión de Fibonacci, toda vez que ya estoy un poco más encarrilada con la dinámica de las clases a distancia para mis alumnos y mis hijos.

Desde la 112 quise escribir sobre este tema, pues 1, 1, 2 se consideran los primeros tres términos de dicha sucesión, pero una serie de sucesos que sucedieron retrasaron la escritura hasta hoy,

Al reflexionar para escribir esta entrada, me di cuenta de que casi no he tocado el tema de la historia de las matemáticas, quizá porque me he enfocado en conceptos prácticos académicos, sin pensar deliberadamente en incluir algo de historia. Intentaré mencionar más elementos históricos que conozca de aquí en adelante, ya que una buena historia siempre ayuda a interesarse y aprender mejor un tema.

Conozcamos un poco de esta sucesión y su descubridor.Leer más »

Éste es el momento de apoyarnos entre todos

Ésta es la entrada 114 de este blog. No, aún no escribiré lo que tengo pendiente sobre la sucesión de Fibonacci, porque el bichito ese sigue provocando situaciones que absorben una gran cantidad de tiempo.

Por lo tanto, decidí escribir una entrada breve sobre lo que estoy haciendo, en el ámbito académico, para sobrellevar esta situación, incluyendo apoyar a otros. Confío en que todos ustedes también estén con esa apertura de aprender y ayudar.

¡Ánimo!

Leer más »

Entrada afectada indirectamente por el COVID-19. ¡Ánimo a todos!

Ésta es la entrada 113 de este blog. Por causas de fuerza mayor, la entrada 112, que iba a ser dedicada a la sucesión de Fibonacci, no pudo ser escrita y, en teoría, hoy se publicaría completa, pero el drástico cambio de rutina provocado por el COVID-19 no me permitirá escribir tampoco hoy.

En México estamos actualmente en la fase en la que se busca minimizar la interacción social.

Muchos están en casa viendo cómo pasar las horas sin enloquecer.

Los profesores estamos viendo cómo no enloquecer antes de lograr encontrar formas eficientes de enseñar a distancia lo que regularmente enseñábamos de forma presencial.

Porque no se trata nada de más encontrar una herramienta que nos permita estar en comunicación. De esas hay una gran variedad, para todos los gustos.

El verdadero reto es migrar, por sólo unas semanas, a la didáctica a distancia, que es sustancialmente distinta a la presencial.

No sólo se necesita un acceso a tecnología suficiente y estable. Profesores y alumnos requieren mucho autodominio y organización para hacer las cosas bien y a tiempo. Además, las actividades que logren y evalúen el aprendizaje deben construirse diferente, dado el nuevo tipo de interacción.

Estoy en este momento, como me imagino que muchos de ustedes también, viviendo esta aventura de migrar de presencial a virtual por un número aún no conocido de clases. Confío en la próxima semana ya tener un poco más de habilidad y poder dedicar algo de tiempo a terminar de escribir la entrada sobre Fibonacci.

Gracias por la paciencia.

Mucho ánimo a todos y a quedarnos en casa y aportar nuestro granito de arena para que esta situación pase pronto y de la mejor manera.

Papás: por favor reconozcan la labor de los profesores de sus hijos… es verdaderamente un reto enorme el que estamos viviendo. Acompañen a sus retoños para que avancen tanto como puedan con las indicaciones que les envíen sus maestros, para que el ciclo escolar se salve lo mejor posible.

Esta minientrada va dedicada a Irma, que tanto nos está apoyando a un montón de profesores en esta situación. ¡Mil gracias!

¡Hasta el siguiente miércoles!

Rebeca

PD: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

 

Fibonacci

Ésta es la entrada 112 de este blog. Al ver el número, me recordó el inicio de una de las sucesiones más conocidas, la sucesión de Fibonacci, que va así:

1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55…

así que me pareció buena idea dedicar la entrada de hoy a platicar un poco sobre Fibonacci y su sucesión.

Sólo que por causas de fuerza mayor no me fue posible terminar la redacción, una disculpa por eso. Confío en poder tenerla lista el siguiente miércoles.

¡Hasta entonces!

Rebeca

PD: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay y webresizer

111

Ésta es la entrada 111 de este blog. ¡111 es un número capicúa (se lee igual de izquierda a derecha y al revés)! Me gustan mucho esos números, escribí sobre ellos hace tiempo (ver aquí).

¿Se puede redactar una entrada a partir de “jugar” matemáticamente con su número? Lo intentaré.Leer más »