¿Cómo preparar a un bebé para que disfrute las matemáticas cuando le llegue su momento de aprenderlas? (Primera parte)

feet-619399_640_opt.jpgÉsta es la entrada número 40 y se publica justo el día que este blog cumple 9 meses. Una asociación de ideas me llevó a pensar en los bebés y en cómo… no, no piensen que quiero explicar aquí cómo sobre-estimular a un bebé para que sea un genio de las matemáticas y resuelva ecuaciones antes de caminar. No sé qué tan factible sea, pero sí creo que no es deseable.

Mi idea va más bien en este sentido: podemos fomentar una buena relación de los niños con las matemáticas, desde muy temprana edad, asegurándonos de que vivan ciertas experiencias que los preparen para que sus primeros pasos, y todos los demás pasos que den dentro de las matemáticas, los den con seguridad. Ojo: no se trata de que vivan esas experiencias intensamente y a costa de dejar de hacer otras cosas, pero sí de que las vivan para que vayan llenando su caja de herramientas personal (ver más aquí) con las habilidades necesarias para la vida.

En las primeras entradas comenté que, para mí, los dos pilares de la buena relación con las matemáticas son el pensamiento lógico matemático (ver aquí) y el sentido numérico (ver aquí). Todo pilar necesita una buena base que le ayude a cumplir con su misión. Hoy escribiré sobre algunas de esas bases.

Escribiré un poco mezcladas las ideas en cuanto a la cronología de cuándo podrían ser usadas, porque cada bebé es diferente y de lo que se trata es de que ustedes tengan un panorama general que les sirva para interpretar lo que ocurre y lo qué pueden hacer para preparar la buena relación de sus hijos con las matemáticas. Algunas de las ideas se pueden empezar a usar cuando el bebé ya se siente en una “silla para comer”, de esas que pueden limpiarse fácilmente. Sí, será más divertido si implica ensuciarse.

light-bulbs-1125016_640_opt.jpgOjo: si sus hijos ya no son bebés y no hicieron nada como esto en su momento, pueden intentar hacerlo ahora, adaptando las propuestas a la edad e intereses de sus hijos. Si, por el contrario, tienen un hijo que todavía es bebé (0 a 2 años aproximadamente), les pido encarecidamente que eviten abrumarse al leer (trataré de que no se lea abrumador, pero sé lo que es ser una mamá que siente que no puede con el paquete, por sencillo que parezca). Con que tengan las ideas por ahí a la mano y de vez en cuando apliquen alguna, será suficiente para que, poco a poco, se vayan generando las bases para lo que sigue.

Aclaro que lo que comparto aquí es mi interpretación de lo que he vivido y leído. Ustedes verán qué de eso que comparto les puede funcionar según la dinámica propia de su situación.

Prioridades

Cuando el bebé nace, ya está listo para respirar, comer, dormir y algunas cosas más que le mantienen vivo. Es la prioridad de nuestro cerebro, mantenernos vivos. Estando eso resuelto, podemos dedicarle tiempo a alguna otra actividad que no sea de vida o muerte. Esos son los momentos que usamos para explorar y aprender.

baby-2980940_640_opt.jpgAntes de seguir debo decir algo: lo que también debe estar resuelto para que el bebé pueda aprender, además de comer, dormir, pañal limpio y estar sano en general, es sentir el afecto de los papás. Es decir, para que pueda aprender, es básico sentir la seguridad emocional necesaria para intentar cosas sabiendo que no va a ser rechazado por ello. Si recibe un regaño cada que intenta algo y falla (o tiene éxito pero era algo potencialmente peligroso), probablemente acabará por dejar de intentar. Pueden encontrar más ideas sobre cómo hacer sentir bien a la gente que depende de ustedes para aprender en la entrada que escribí sobre liderazgo al enseñar (ver aquí).

Fomentar el mindset de crecimiento

He comentado, en entradas anteriores, que Carol Dweck, en su libro Mindset, señala que existen dos formas de pensar sobre la propia inteligencia (capacidades, habilidades, etc): quien tiene un mindset fijo piensa que su inteligencia es fija, teme exponerla y darse cuenta de que es poca, mientras que, quien tiene un mindset de crecimiento, piensa que su inteligencia está en continuo desarrollo y no teme a los retos, más bien los busca, porque sabe que le ayudarán a crecer como persona. El mindset con el que vamos por la vida depende de cómo nos educaron y puede ser modificado de forma consciente.

flower-887443_640_opt.jpgEs conveniente, por tanto, que busquemos fomentar en el bebé un mindset de crecimiento, para que persevere ante los retos, los disfrute y se compare siempre consigo mismo (ser mejor de lo que era ayer) y no con los demás (ser mejor que el de al lado).

 

Interpretemos positivamente lo que pasa

Para un papá ocupado (muchos de los actuales), algunas acciones que realizan los bebés pueden ser desesperantes.

gear-952450_640_opt.jpgAlgo típico es el aventar todo al piso para ver cómo uno lo recoge y se lo da, para, acto seguido, volverlo a aventar (a veces riendo descaradamente). Puede llegar a desesperar si uno lo interpreta como que el bebé quiere molestar. Si, en cambio, uno se da cuenta que lo que el bebé está aprendiendo es “causa-efecto”, se puede tomar las cosas con más calma y divertirse con él mientras su cerebro en pleno aprendizaje analiza: “yo aviento esto y luego ese simpático humano gigante lo recoge haciendo unos gestos raros… veamos si sucede todo el tiempo”. El comprender que ciertas causas provocan ciertos efectos le será muy útil para la vida en general. En las matemáticas, le ayudará a comprender diversas ideas: al sumar dos números positivos obtiene uno mayor que ambos, por ejemplo.

ink-2427263_640_opt.jpgEl bebé por sí sólo va a estar averiguando causas y efectos, pero podemos ayudarle un poco facilitándole oportunidades para hacerlo. Se me ocurre, por ejemplo, mostrarle una servilleta seca, luego algo con un poco de agua (o algún líquido colorido) y hacer que pruebe qué pasa si derrama el agua en la servilleta. O ponerle un charquito de agua en la mesa y darle una servilleta para que lo seque. También se puede aprovechar el momento provocado por el mismo bebé cuando derrama un poco de líquido. En vez de enojarnos y limpiarlo malhumorados, podemos llamar su atención sobre cómo se resuelve una situación como esa y que vea cómo el líquido “desaparece” de la superficie y “aparece” en la servilleta o trapo. Ya sé, esa idea parece más de física que de matemáticas, pero recuerden que apenas estamos en causa-efecto, no en conceptos más específicos de una materia.

blocks-503109_640_opt.jpgOjo, no se trata de que a cada minuto estemos intentando que aprenda algo, sería muy cansado para todos. Pero es una buena idea reenfocar las situaciones que pudieran ser molestas (pero que fueron accidentes o producto de la experimentación natural de cualquier bebé) en situaciones de aprendizaje. Incluso es razonable pensar que esa actitud (ver qué se puede aprender de todo lo que pasa y más aún de los errores) la adoptará el bebé cuando crezca. Así no tendrá miedo de intentar distintos procesos de solución en los problemas matemáticos a los que se enfrente.

WhatsApp Image 2018-10-22 at 8_optOtra acción que puede molestar, si se interpreta inadecuadamente, es el quitar y poner algo, subir y bajar, entrar y salir, armar y desarmar, etc., todo repetidamente. Con estas acciones el niño comprende que hay cosas que pueden hacerse, deshacerse y volverse a hacer. Se llama reversibilidad. Es básica, entre otras cosas, para comprender las operaciones opuestas, como suma-resta, multiplicación-división, etc. Cuando sumo dos números puedo, a ese resultado, restarle uno de los números y obtener el otro. Conocimiento básico para resolver ecuaciones.

WhatsApp Image 2018-10-22 at 8_opt (2).jpgNecesito averiguar cómo le hizo mi hija Gaby para tomar la foto de estos “cubitos”, con los que jugaron muchísimo mis tres hijos, acomodando de chico a grande y de grande a chico, como en las fotos. No sé bien cómo logró que todas las piezas parezcan prácticamente del mismo tamaño, siendo que encajan unas en otras, como se ve a la izquierda. Interesante manejo de la perspectiva.

Zona de desarrollo próximo

Es un concepto, introducido por Lev Vygotski, que es muy fácil de comprender: sólo podemos aprender algo que está razonablemente cerca de lo que sabemos, apoyados por alguien que sepa más que nosotros. Por ejemplo, si ya sabemos sumar, podemos aprender a restar (reversibilidad) o a multiplicar (proceso abreviado), pero, si sólo sabemos sumar, no será fácil que aprendamos a dividir, a elevar a una potencia o sacar una raíz cuadrada, porque eso está muy lejos de lo que sabemos.

wave-1982893_640_opt.jpgPor eso necesitamos que los niños vayan aprendiendo lo mejor posible en cada etapa de su vida, para que sean capaces de aprender lo siguiente con facilidad. Por eso necesitan tener bases firmes cuando llegue el momento de acercarse a la matemática escolar.

Pensamiento lógico-matemático

Como escribí en la segunda entrada, el pensamiento lógico-matemático permite ver las relaciones que hay entre las cosas y saber qué es posible hacer con ellas, con base en las características de esas cosas. Piaget, un estudioso de las primeras etapas de la vida, considera que este pensamiento se desarrolla al realizar actividades que le permitan al niño establecer relaciones entre objetos y relaciones entre las relaciones previamente establecidas.

Siempre mejora, al reconocer nuevas relaciones. Tendría que pasar algo extraordinario para que pudiera empeorar y/o que llegáramos a olvidar algo que aprendimos adecuadamente. La clave está en “adecuadamente”: cuando aprendemos algo superficialmente, sin entenderlo y/o practicarlo lo suficiente, será más difícil recordarlo tiempo después. Para Piaget, pensamiento lógico matemático se comienza a desarrollar antes que el sentido numérico, aunque no mucho tiempo antes, según descubrimientos más recientes que compartiré en la siguiente entrada.

Para desarrollar este pensamiento, las actividades de comparar, contrastar, clasificar, ordenar, reconocer y armar patrones pueden ser muy útiles. Se pueden hacer esas actividades con juguetes como éstos, que, como los cubitos de arriba y algunas otras cosas, aún conservo de cuando mis hijos eran bebés:

 

Algunas ideas sobre aprendizaje visto desde la neuropsicología

En su libro Mindware: Neuropsicología aplicada a la educación, Isauro Blanco describe que, al aprender, se forman nuevas conexiones entre las neuronas cerebrales y, cuando se repite lo suficiente alguna acción, ésta se automatiza, porque su “caminito” queda grabado en el cerebro. Cuando un niño no ha automatizado un acto, lo suple de manera consciente y eso se convierte en un problema de aprendizaje, porque los actos automáticos y los no automáticos se generan en distintas partes del cerebro y es necesario ir “desocupando” la parte del cerebro de los no automáticos para que ingresen nuevos aprendizajes.

Imaginen que cada que manejaran un coche tuvieran que ser conscientes de cada movimiento que hacen con manos y pies. Sería terrible. Lo mismo pasa si los no niños van automatizando lo que van aprendiendo. Obviamente no se trata de automatizar todo lo que hacemos y volvernos robots. Se trata de dominar cuestiones como el orden de los números: 1,2,3…, el conteo, las sumas, las tablas de multiplicar y así sucesivamente.

También advierte que, para ejercitar a las neuronas y que se formen más conexiones entre ellas, es necesario retarlas, sacarlas de la rutina. Si una actividad se realiza en automático, ya no genera nuevas sinapsis (conexiones neuronales), así que necesitamos pasar a una siguiente actividad (nota mía: siempre dentro de la zona de desarrollo próximo).

question-mark-1026531_640_opt.jpgMe gusta cómo Isauro explica que el niño piensa con el cuerpo y razona con las manos. Por eso toca todo, se lleva todo a la boca y se mueve todo el tiempo. Eso me hace recordar un chiste:

Un niño le pregunta a su mamá: “Mamá, ¿por qué quieres que mi hermanito hable y camine si a mí siempre me pides que me calle y me siente?”

Es necesario encontrar formas de permitir que nuestros hijos aprendan como están biológica y neurológicamente diseñados para aprender, sin “morir” en el intento (nosotros y ellos). No digo que sea fácil, pero, teniendo más elementos para entender su comportamiento y lo que es importante para prepararlos para su futuro, podremos apoyarlos de una mejor manera.

Para cerrar

Hemos revisado ya varias ideas que pueden ayudar a sentar las bases de una buena relación con las matemáticas. Este texto se enfocó más en el aprendizaje en general y en el pensamiento lógico-matemático en particular. Escribir sobre cómo acercar a los niños a los números como tales, apoyándolos para desarrollar su sentido numérico desde pequeños, amerita dedicar una entrada aparte, que complemente a ésta. Será la de la siguiente semana.

puzzle-3155663_640_optComo explico en el “Acerca de” de este blog, la mayor parte de la información que comparto es de dominio público, está por todas partes y lo único que hago es reacomodarla con base a mi experiencia (18 años de mamá y 17 años de maestra, tanto frente a grupo como regularizando alumnos). Con la forma de organizarla y presentarla espero que se entiendan mejor, por un lado, las razones matemáticas de lo que aprendemos y enseñamos y, por otro lado, cómo afecta lo que hacemos los papás y profesores en la forma en que aprenden nuestros hijos y alumnos. En ocasiones sí indago un poco para dar mejores argumentos y, si existe un autor claro de algo que comparto, lo indico en el texto.

Para esta entrada en particular, y la siguiente que la complementará, mi experiencia era menor (sólo tuve tres bebés, comparado con la multitud de alumnos que he tenido en todos estos años), así que sí se requirió un poco más de reflexión e indagación. Recapacitando un poco al respecto, me pasó por la mente que podría haberla redactado como un texto académico que se publicara en una revista científica indexada… pero lo descarté de inmediato. El tema se me ocurrió hace quince días, empecé a indagar y redactar hace una semana y hoy lo tienen en sus manos para poder aprovecharlo inmediatamente.

backpacks-1298160_640_opt.pngSi hubiera intentado lo de la revista científica, hubiera sido necesario, además de un análisis más detallado de la literatura, usar un estilo de escritura más formal, menos fácil de asimilar, hacer algún tipo de levantamiento de datos para realizar un análisis estadístico y someterlo a una revisión por pares. Con mucha suerte, el texto estaría publicándose cuando los bebés que acaban de tener Moni y Mariana estuvieran entrando al kínder. Con menos suerte, cuando entraran a la primaria. Demasiado tarde, ¿no creen? Confío en que lo que aquí compartí y la forma en que lo hice, resulte suficientemente útil para que los papás puedan preparar razonablemente bien a sus hijos para aprender con facilidad, cuando llegue el momento, las matemáticas escolares. Dejaré los textos académicos en revistas indexadas para otro tipo de temas.

Agradezco, como siempre, a los que leen mis textos, a los que los comentan, a los que los comparten y a los que los aprovechan para sí mismos, para sus hijos y para sus alumnos. Confío en que poco a poco más gente vaya mejorando su relación con las matemáticas, tome mejores decisiones y, con ello, éste sea un mundo mejor.

Hasta la próxima semana.

Rebeca

PD: Quiero agradecer a estas páginas en las que me apoyo constantemente para redactar el blog: pixabay  webresizer

Consulté Wikipedia para algunos conceptos

 

10 comentarios en “¿Cómo preparar a un bebé para que disfrute las matemáticas cuando le llegue su momento de aprenderlas? (Primera parte)

  1. Rebe como siempre un gran gusto leer las recomendaciones que nos das, hoy en especial que es tu mes 9, te quiero agradecer y felicitar por este gran proyecto de ayudarnos a amar las matemáticas y no es solo las matemáticas, sino hacer un mundo mejor, estoy segura que Mony y Mariana pondrán en práctica todo lo que nos mencionas y tanto el pequeño Axel como la preciosa Ana Sofy podrán disfrutar de las matemáticas con estos grandes apoyos.

    Muchas felicidades y a que crezca este pequeño de 9 mese.

    Un fuerte abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.